¿Qué diferencia hay entre las estrategias push y pull a marketing?

magnet

En el ámbito del marketing, las estrategias push y pull son dos técnicas utilizadas para atraer clientes y dar a conocer una marca al público. Hoy hablaremos de las diferencias entre estos dos tipos de estrategia, y de los objetivos principales de cada una.

¿Qué son las estrategias push y pull en marketing?

Conocer la definición de las estrategias push y pull es el primer paso para analizar qué caso es más adecuado para cada empresa. Por un lado, las estrategias push son aquellas en que una empresa o profesional ha llevado un producto o marca hasta el cliente. Dicho de otra manera, son aquellas estrategias mediante las cuales una empresa transmite un mensaje, o presenta un producto, sin que el cliente espere o desee adquirir dicho producto en un primer momento. Por lo tanto, es la empresa quien se dirige al cliente, con el fin de intentar hacer que este compre el producto en cuestión.

Por otra parte, las estrategias pull son aquellas mediante las cuales una empresa atrae a los clientes, sin que ésta tenga que presionarlos. En cambio, estas estrategias consisten en conseguir que sean los propios clientes quienes buscan el producto o servicio que ofrece una empresa.

¿Qué diferencias hay entre ambos tipos de estrategia?

Tal y como hemos explicado, una de las diferencias entre las estrategias push y pull es la finalidad del mensaje. En el primer caso, el mensaje se transmite de manera general para presentarlo a un público amplio, el cual no estaba buscando la empresa o producto en un primer momento.

Por otra parte, en las estrategias pull el mensaje es transmitido de forma que es el cliente quien tiene que buscar y ponerse en contacto con la empresa o proveedor, a fin de solicitar más información sobre un producto o servicio que ya ha llamado su atención desde un primer momento.

Podríamos decir, por tanto, que en las estrategias push y pull a marketing se da un enfoque completamente opuesto. En el primer caso, buscamos crear y despertar el interés; para hacer esto, la empresa tiene que dirigirse al cliente. En el segundo caso, en cambio, el cliente se dirige a la empresa para que ésta ha despertado su interés previamente.

Otra importante diferencia entre las estrategias push y pull en marketing es el público al que éstas se dirigen. Las estrategias pull, por un lado, van dirigidas a un público mucho más concreto. Esto se debe a que la estrategia habrá sido diseñada para atraer a un perfil de cliente específico. Por otra parte, las estrategias push permiten dirigir el mensaje publicitario a un público mucho más amplio.

En el momento de elegir y diseñar las técnicas de marketing a utilizar, es importante valorar todos los aspectos. Por este motivo, desde Ayonow queremos ayudarte a hacer el mejor uso de las estrategias push y pull. En la mayoría de casos, es recomendable optar por una combinación de ambas; de este modo, nos podremos dirigir a un público mucho más amplio, mediante las estrategias push. Asimismo, nos podremos dirigir de una manera mucho más cercana y personal, mediante las estrategias pull.